Me llamo Nagore

A los 42 años me diagnosticaron cáncer. El yoga ha sido una herramienta clave durante el proceso pre operatorio y como parte de mi recuperación física y mental durante el post operatorio y las sesiones de radioterapia. Gracias a la práctica de ejercicios de pranayama he podido prescindir de ansiolíticos y otros medicamentos para sobrellevar el estrés emocional de todo el proceso. En Mayo de 2021 me formé en Yoga Oncológico para entender cuales eran los límites y las posturas que debía evitar en mi autopráctica. La formación fue tan facilitadora para mí que decidí compartir el conocimiento. Ahora doy clases presenciales en Bilbao en colaboración con la asociación ACAMBI.

¿Qué es el yoga oncológico?

El yoga oncológico esta orientado a contribuir a la progresiva rehabilitación física y emocional de las personas enfermas de cáncer. Éste tipo de yoga se adapta a las características biomecánicas y patológicas de la persona enferma de cáncer mediante soportes como sillas, bloques, cojines, bolsters, etc.
Los practicantes participan en su proceso de recuperación desde una perspectiva holística de la salud, aprendiendo técnicas de relajación para su posterior uso en momentos de estrés y fatiga en su día a día.

Yoga Oncológico en Bilbao

Desde Noviembre 2021 hasta Junio 2022 he colaborado con la asociación de Cáncer ACAMBI impartiendo clases de yoga oncológico presenciales en Bilbao todos los jueves por la mañana. El grupo esta formado por veinte pacientes de cáncer de mama de edades comprendidas entre 30 y 70 años, algunas recién diagnosticadas y recién operadas. A lo largo del curso se ha formado un grupo de apoyo entre ellas en donde la empatía, el cariño mutuo, los consejos y recomendaciones han formado parte de las clases. Las clases de yoga oncológico son más que "sólo yoga", son también terapia para nuestra mente y para nuestro alma. 

Beneficios del Yoga Oncológico

Los beneficios del yoga en un paciente con cáncer son muchos: desde la relajación del sistema nervioso que está en alerta desde el diagnóstico, disminuye los problemas de insomnio y regula la ansiedad. Además el yoga contribuye a la rehabilitación física, pero también emocional del paciente con cáncer. También ayuda a paliar los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos puesto que desintoxica. Así mismo tiene beneficios para controlar la osteoporosis estimulando la fuerza muscular. Si has desarrollado linfedema por la extracción parcial o total de los ganglios, el yoga oncológico puede ayudar con ejercicios específicos para aumentar la movilidad de brazos y piernas, así como activar el sistema linfático.

suscríbete a mi boletín de noticias

Contáctame

Plaza Moyúa, Bilbao

ES-48009