Sobre mi...

Mi primera clase de yoga fue a los 28, pero salí horrorizada de allí. “Qué es esto?” Nos ha pasado a más de uno!

A los 36 me llevé un duro golpe que hizo que mi vida y mente se tambaleara durante unos meses. Durante ese tiempo mi vida fue una caída libre sin cesar. El yoga fue mi paracaídas...


...

Unas compañeras de trabajo formaron un grupo de yoga y me invitaron a probar una clase. Por educación accedí, aun recordando mi experiencia previa unos años antes. Durante la que sería mi primera clase de ashtanga, en el guerrero dos (vira II) todo me pesaba. Apenas podía aguantar y menos respirar. Mi cuerpo pedía a gritos “sácame de aquí “ y yo no podía dejar de pensar: “en qué berenjenal te has metido, si sabías que el yoga no te gusta!”

Aquella noche y por primera vez en mucho tiempo pude dormir 7 horas seguidas. Cuando me desperté y me di cuenta, me dije “vas a volver a yoga, bonita. Te guste o no, esto te ha sentado bien.” Y así fue, volví. Y a pesar de haber nacido con una lesión de columna vertebral que no me permite avanzar y mejorar todo lo rápido que otras personas, llevo cinco años practicando y mi cuerpo y mente ha cambiado tanto, que a día de hoy me considero otra persona.

Nunca es demasiado tarde! No hace falta ser flexible para practicar yoga. Hace falta querer mejorar tu estado. Cualquiera que sea. El resto llega con el tiempo. ¡Si yo lo he logrado, tú también puedes!

Imágenes de varios cursos y profesores con quienes me he formado:

 

YTT 500 - YogaOne Barcelona

YTT 150 - Hatha Raja Yoga

Yin Yoga

Workshops